Home Sin categoría Vuelta al ruedo tras una faena inolvidable
formats

Vuelta al ruedo tras una faena inolvidable

Publicado en 24 julio por en Sin categoría

Ayer volvía Román a su Plaza durante la Feria de Julio y como el pasado año, para enfrentarse a los Cuadri.

Esos toros que tantos aficionados toristas congregan allá donde se lidian y que gracias al tercero, el primero del lote de Román, Remiendo de nombre, no salieron defraudados.

Fue un toro noble, una máquina de embestir. El mejor toro de la tarde y de la Feria que fue premiado por la Diputación de Valencia

Román lo supo torear, a pesar de las dificultades que los toros de este encaste siempre ofrecen. Con ambas manos dejando pasajes de ensueño. Con firmeza y despaciosidad. A cámara lenta.

Fue una faena vibrante de principio a fin, con una emoción difícil de controlar.

Si a eso le añadimos que sonaba el pasodoble La Concha Flamenca y que Román toreaba al compás, fue un deleite para los sentidos.

Se tiró a matar y fue volteado de malas maneras, afortunadamente sin consecuencias, Mató a la segunda hasta la bola y tras petición, dio una merecidísima vuelta al ruedo que podían haber sido dos orejas si la maldita espada no le hubiera jugado una mala pasada.

Pero esa faena quedará por siempre en la retina de los buenos aficionados.

Con el segundo, Puntero de nombre nada pudo hacer porque fue un toro parado, que ni se dejó en la suerte de varas ni en el tercio de banderillas. Tercio durante el que el Presidente debería haber sacado el pañuelo rojo para que fueran de fuego.

Y con la muleta fue imposible. Tampoco le acompañó la suerte suprema y escuchó silencio.

Fue una tarde para el recuerdo por una faena, la del primero, que pasará a la historia como una de las mejores en la Plaza de toros de

Les dejo las crónicas de los medios de comunicación.

EL MUNDO

Zabala de la Serna

“Román pincha una obra de colección

Román lleva una temporada a sangre y fuego. Lo que apuntó en Fallas lo ha apuntalado en Madrid y Pamplona. Y hoy lo consolidó y perfeccionó en Valencia. Hoy era Cuadri y en Bilbao será la de Miura. En San Fermín fue la de Cebada. Los empresarios cuidando a los toreros con posibilidades y tal…

Román cuajó de cabo a rabo al tercero, bravo, con su seriedad y su carácter. Con la importancia del toro de lidia. Quizá el toro de la feria. O sin el adverbio.Enhorabuena Fernando, señorío de campo. Sobresaliente el inicio genuflexo, abriendo los caminos con temple y suavidad. Sutilidad en los toques, hubo varias series a derechas compactas, macizas, profundas, hondas. Con sus tiempos. Román pensó en la cara del toro, disfrutó y, sobre todo, toreó a placer.Derechazos con el desmayo genuino del clasicismo. Una ronda al natural fue intensa y rotunda con los vuelos. Perdió las orejas con los aceros. Pero ahí quedó la dimensión de un torero que crece, con la hierba en la boca y el cuchillo entre los dientes. La clamorosa vuelta al ruedo supo a escaso rédito. Otra faena para la memoria colectiva.

Román se llevó los dos toros mejor hechos. El sexto se repuchó en varas. Tardo y geniudo. Imposible. Fin a una gran feria que deja tres faenas de coleccionista.”

 

LAS PROVINCIAS

José Luis Benlloch

“Román cuajó una gran faena

La feria se cerró con buenas noticias. Román cuajó un toro. De Cuadri nada menos. Así que lo que era castigo, volver con cuadris, se convirtió en suerte. En el toreo nunca se sabe. Fue un toro precioso, guapo, bravo, Remiendo se llamaba, con temperamento, de esos con los que sueña el ganadero, por cuanto reunió casta y nobleza. Román lo entendió y estuvo a la altura. Y más. Lo toreó de principio a fin, con torería, aguante, gusto y cabeza; sí, con cabeza también. Y no era fácil dar la talla. Había que creerse que el cuadri embestía con aquella franqueza. Naturalmente cuando le mandaban; y Román le mandó desde que le salió con la muleta con un arranque muy poderoso, muy clásico, la rodilla flexionada y el trazo largo. Luego no tuvo suerte con la tizona, maldita sea, y esta vez no cabe decir que si esto o si aquello, que si la técnica o lo de más allá, Román se tiró a matar con todo el alma a cambio de una voltereta de las que te hielan la sangre. Y no se amilanó, prueba de ello es que lo volvió a intentar a toma y daca con la desgracia de que la espada, en la violencia del embroque, cayese atravesada, motivo suficiente para que el presidente contuviese las emociones y negase la oreja. La vuelta al ruedo fue de las de verdad, con la felicidad de haber cuajado el mejor toro de su vida y con la rabia de no haberlo culminado con la espada, pero lo hecho, hecho está. Desde ayer a nadie le debe extrañar que Román, un buen día, que sea ya, cuaje un toro como lo pueda cuajar el mejor.

La faena de Román ya queda descrita. Se ganó el respeto general. Le debe servir para seguir creciendo. Para que se entienda, que nadie se engañe, que detrás de su comportamiento jovial y divertido hay un torero de lo más entero. Su segundo toro fue muy parado y a la expectativa. Con las fuerzas guardadas a la espera de la ocasión, fue toro de imposible lucimiento.”

 

AVANCE TAURINO

Paco Delgado

“Román volvió a dejar claro que quiere que se cuente con él. Y no escatimó esfuerzo ni valor para ello, enganchando a la muleta a su primero, que echó las manos por delante y se revolvió en el primer tercio, llevándole con temple y vaciando atrás las embestidas de un toro que tuvo buen son pero acabó reservón. Al natural dejó un par de series de mano bajísima y de no haber tardado en matar, con revolcón incluido, hubiese tocado pelo.
El sexto manseó descaradamente de salida, huyendo del caballo como alma que lleva el diablo cada vez que sentía el hierro de la puya en su lomo, siendo muy protestado por un público que a veces da que pensar y otras, bastantes más de las deseadas, deja mucho que desear. Llegó a la muleta aplomado y a la espera, embistiendo, cuando lo hizo, a regañadientes y rebañando. Román, de nuevo muy dispuesto y valiente hasta la temeridad, lo intentó todo, por la derecha, por la izquierda… pero sin conseguir otra cosa que dejar patente su disposición y valor.”

 

BURLADERO

Carlos Bueno

“Faena seria y despaciosa de Román, que perdió trofeos con los aceros.

Román llevó a cabo una de las faenas más reposadas que se le recuerdan en Valencia frente al que salió en tercer lugar, un Cuadri de excelente condición que exigía seguridad y mando. Y eso fue precisamente lo que le dio Román, muy firme y autoritario, tragando cuando había que hacerlo para desengañar al astado y conseguir llevarlo cosido a los flecos de su muleta, primero en redondo y después al natural. Faena intensa, pulcra y medida, sincera y emocionante que malogró con los aceros.

El que cerraba festejo fue un manso que, después de complicar los primeros tercios, se paró ante la muleta de Román, quedándose sin opciones de resarcirse y redondear una tarde que había empezado con los mejores presagios para él.”

 

COPE TOROS

Paco Aguado

“Se llamaba “Remiendo” y fue el único toro realmente bravo que salió hoy al ruedo de Valencia, entre un conjunto de astados tan voluminosos y cuajados como deslucidos y escasos de raza. Y que, salvo alguna colada, ciertos arreones de intuido peligro o varias arrancadas nobles pero sin celo, apenas dieron argumentos para el toreo.

En cambio, ese tercero de la tarde desarrolló dos docenas de embestidas vibrantes, con entrega y seriedad, que daban importancia y nivel a todo cuanto de bueno se podía sacar con ellas, que fue lo que intentó hacer el valenciano Román.

Buscó así el joven espada asentarse ante el destacado toro de Cuadri, sólo que no siempre acertó, por aliviarlo en los remates y no llevarlo correctamente sometido, a apurar la casta de un animal que siempre puso el ritmo, y la emoción, en una faena que el público vivió con interés.

Además, sus fallos con la espada -en uno de los intentos Román fue incluso arrollado por el cinqueño- impidieron que el torero local se llevara la oreja que, aun con todo, probablemente le hubieran pedido sus paisanos.”

 

CULTORO

Manolo Herrera

“Román representa el futuro de la tauromaquia valenciana y tras ser el triunfador de la pasada Feria de Julio, hoy volvió a poner los tendidos en pie, lástima que los aceros le quitaran el triunfo. El tercero de Cuadri fue un gran toro que humilló y se desplazó con emoción. Lo vio Román en los doblones de inicio y luego lo exprimió por ambos pitones con mucha torería y llevando la muleta a la velocidad que exigía el de Cuadri. Poderío del valenciano que se llevó un revolcón al entrar a matar y que erró con los aceros. Dio una merecida vuelta al ruedo. El que cerró feria fue un manso que dificultó la lidia y que no le regaló ni media embestida al joven.”

 

APLAUSOS

“Román cuajó una gran actuación frente al tercero, únicamente emborronada con el mal uso de los aceros. El valenciano aguantó el tipo lanceando de salida al de Cuadri, que embistió con bravura y celo por abajo. Luego, arrancó con la muleta doblándose con el animal con clasicismo y poderío. Ya derecho, lo toreó perfecto sobre ambas manos desde la primera serie hasta la última. Las series con la mano derecha resultaron vibrantes y dominadoras. El toro embistió de categoría y él le aguantó el pulso, ligando los muletazos en series muy largas, rematadas con pases de pecho de pitón a rabo. Con la zocata también lo bordó. Una serie por ese lado fue cumbre. Llegó incluso a relajarse y abandonarse ante el de Cuadri. Faenón mayúsculo. Sin embargo, cuando todo hacía presagiar un éxito de dos orejas, marró con la espada. En el primer pinchazo el toro le volteó de forma escalofriante, saliendo afortunadamente indemne del trance. Luego, dejó una estocada que hizo guardia y marró también con el descabello. Su emotiva labor, realizada bajo los sones de La Concha Flamenca, quedó finalmente sin premio tangible. Petición y vuelta al ruedo.

El sexto manseó y resultó reservón. El público quería ver lo que no era. Embestía dormido, con las fuerzas guardadas. Amagaba y se lo pensaba. Román se puso con decisión, pero no podía haber lucimiento. Falló de nuevo con el acero.”

 

MUNDOTORO

Juan Enrique Torralba

“Firme y decidido Román ante un gran toro de Cuadri al que el valenciano le administró series extraordinarias de cuatro pases, ceñidos y transmitiendo una confianza plena en su toreo. Con los trofeos ‘en la mano’ Román entró a matar con todo y fue volteado por el toro sin mayores consecuencias, pinchó y necesitó de un segundo intento y el uso del descabello. El palco no concedió la oreja que el público pidió y Román dió una vuelta al ruedo. El toro fue ovacionado en el arrastre.

Sin ninguna opción Román en el Cuadri que cerraba plaza, el valenciano se topó ante un muro que no embestía y cuando lo hacía solo buscaba revolverse e ir a tablas. Abrevió Román.”