Home Sin categoría Crónicas de Zaragoza
formats

Crónicas de Zaragoza

Publicado en 9 octubre por en Sin categoría

En Zaragoza cerraba Román una gran temporada con una recta final de infarto. Brindó su último toro a la cuadrilla al completo. Al ruedo salieron los picadores Santiago Morales “Chocolate” y Pedro Iturralde, los banderilleros, Raúl Martí, César Fernández y Hazem El Sirio, el mozo de espadas Pedro Peñalver y el ayuda Gonzalo Lorenzo. Un equipo de profesionales que han arropado a su torero tanto en las buenas como en las malas tardes y que han ayudado a que Román se haya convertido en uno de los toreros revelación de la temporada 2017. Precioso y sentido brindis.

De nuevo la espada le jugó una mala pasada al torero de Benimaclet. Maldita espada que le ha privado de cortar tantos trofeos durante la temporada.

Al primer toro, Luminoso de la ganadería de Robert Margé con 579 kg lo domina al natural dejando varias serios de ensueño. Si no llega a dar tres pinchazos antes de una estocada certera, con toda probabilidad, hubiera desorejado al astado. Dio una merecidísma vuelta al ruedo.

En su segundo, un toro negro de nombre Campero, complicado y difícil, se desmonteran Raúl Martí y Hazem El Sirio y resulta contusionado en su rodilla izquierda César Fernández que le impide continuar la lidia, pero afortunadamente se encuentra bien. Román comienza en redondo la faena en el centro del ruedo y tras una faena firme, falla de nuevo con la espada. Escucha palmas.

Les dejo crónicas de los diferentes medios de comunicación.

TOROS ZARAGOZA

“Román regresaba a La Misericordia tras su paso por San Jorge y demostró el gran momento que vive el valenciano. Poco a poco se fue haciendo con el exigente segundo y lo metió en la muleta. Faena a más ante el buen segundo que se arrancaba de lejos y humillaba con clase en los medios. Los naturales a cámara lenta arrastrando la pañosa levantaron a parte del público. Lástima la espada ya que pinchó hasta en tres ocasiones perdiendo la oreja. Vuelta al ruedo merecida que supo a poco tras su buena actuación.

El quinto, manso, no tuvo la transmisión de sus hermanos y tras brindar a su cuadrilla no pudo rematar su temporada con un triunfo, pero sí de nuevo con una tremenda disposición. La espada se convirtió una vez más en su talón de Aquiles.”

BURLADERO TV

Paco Martínez

“El mal uso de la espada dejó a Román sin trofeo dando una merecida y reconocida vuelta al ruedo

Román ha estado entregado y voluntarioso, y si no ha logrado un trofeo del segundo ha sido por el mal manejo de la espada.

Román recibe al segundo, de 579 kgs, entre una gran polvareda de albero, siendo bien picado por Chocolate antes del quite de Adame. Muleta en mano Román está poco ambicioso ante el buen toro, hasta que se echa la muleta a la mano izquierda y la faena levanta el vuelo toreando al natural con el hocido arando la arena. Con el trofeo ganado pincha varias veces antes de cobrar una entera mientras suena el aviso. Vuelta al ruedo. 

El quinto Margé , astifino y de 501 kgs, le corresponde a Román y en banderillas se desmonteran Raúl Martí y el Sirio. Para iniciar su labor con la roja, el valenciano se va a los medios hasta que se aburre el toro y se va a las tablas, dando al traste con la entrega del joven Román que además pincha dos veces antes de enterrar la tizona en buen sitio. Palmitas tras aviso.”

COPE TOROS

Paco Aguado

Efe

“La mejor faena del segundo festejo de la Feria del Pilar la firmó el valenciano Román pero no tuvo premio.

En cambio, la faena de mayores méritos de la tarde, la que Román le hizo al segundo toro, se quedó sin trofeo tangible por falta de un buen remate con los aceros, en concreto los tres pinchazos que predecieron una estocada fulminante del valenciano.

En tal contexto, aún cobró más valor lo que Román le hizo al segundo, un astado noble pero lastrado por sus escasas fuerzas en los cuartos traseros. Había, pues, que templarlo, equilibrarlo y tirar de él con precisión, al tiempo que evitar que cumpliera sus amagos de rajarse. Y eso fue exactamente lo que hizo el joven valenciano.

Con firmeza y con criterio, Román llegó incluso a cuajarle dos soberbias series de naturales, tirando a pulso de una embestida renuente en el mejor pasaje muletero de la corrida, por mucho que esos tres pinchazos citados lo dejaran todo en una insuficiente vuelta al ruedo, ya que el quinto no le dejó desquitarse, en tanto que no cesó de soltar hachazos con sus aparatosos pitones hasta que huyó descaradamente a tablas.”

CULTORO

Emilio Trigo

“Con el segundo, se formó una polvareda tremenda en el recibo de capa de Román. El de Margé se frenó en percal del valenciano.  El joven valenciano cuidó a su astado en el caballo y tras la suerte de varas brindó al respetable. Román amasó una labor al alza donde destapó un valor sin alaracas y una zurda de diamantes. El valenciano recetó unos naturales de muchos quilates donde esperó una embestida andarina  y muy entregada. Enganchó ‘alante’ con los vuelos de la pañosa por debajo de la pala del pitón izquierdo y lo llevó muy atrás con exigencias. Estiró el natural hasta que la cintura se quebró. Primero lo rompió para adelante para ir haciendo y segundo se inventó un toro que nadie vio. Gran dimensión  la ofrecida por Román que tenía en la espada la Puerta Grande pero sus inoportunos pinchazos le quitaron tal honor. Vuelta al ruedo tras aviso.

El quinto, lo brindó Román a la cuadrilla. Era el último toro de la temporada. Un astado, deslucido aunque no paró de moverse en toda su lidia y posterior faena. Sacó más fondo del que apuntó inicialmente. El valenciano mostró disposición y firmeza ante semejante animal. El penúltimo fue de amplitud de sienes, de cara norteña y de pitones al cielo que iba y venía a su aire. Bonito fue inicio de labor con la pierna genuflexa e inteligentes los cambios de terrenos a un toro que perdía gas por momentos. Porfió Román ante él pero su esfuerzo no tuvo recompensa artística. Otra vez, no funcionó la espada. Palmas. “

MUNDOTORO

“Sin olvidar a Román, que dio una vuelta al ruedo en el buen tercero, dejando claro que ha dado una vuelta de tuerca a su toreo.

El castaño que hizo segundo fue un toro más bajo que el primero y más lleno, serio y cuesta arriba, que se frenó sobre todo por el pitón derecho en el capote de Román, aunque lo tomó mejor por el izquierdo. Cumplió en varas y Luis David le firmó un buen quite por chicuelinas. Amagó con tener poca raza y rajarse antes de comenzar la faena, y el diestro valenciano le dio mucha distancia para aprovechar su inercia mostrándose muy entonado en tres tandas con la derecha.

Después, y aún sin poder ligar tanto porque el animal fue a menos, le instrumentó siete u ocho naturales por abajo, de muy buena factura, enganchándole los vuelos de la muleta por debajo de la pala del pitón, en una muy buena faena en la que estuvo muy centrado. El único pero, quizá fue no haber toreado antes con la izquierda, pues era el mejor pitón de la res. Lo pinchó arriba y lo pasaportó de un espadazo. Lástima, porque de haber matado a la primera, hubiera cortado una, o incluso dos orejas. Dio una vuelta al ruedo tras aviso.

Con menos cuerpo, pero muy abierto de cara y bajo, el quinto se fue viniendo arriba luego de un inicio en el que incluso pareció no tener fuerza. Román firmó un inicio de faena en redondo con la pierna flexionada y un cambio de mano por el izquierdo muy toreros. Tras una tanda con energía, el toro comenzó a seguir menos la tela. Lo cambió de terreno con buen criterio para torear con la zurda y sufrió un enganchón que hizo trizas la muleta. Cambió al pitón derecho y el toro comenzó a venirse abajo desplazándose menos y haciendo difícil ligar los pases. Volvió a la izquierda el torero, con el animal ya a punto de rajarse en una labor de insistencia alternando los pitones. Nuevamente, todo el esfuerzo de Román se fue al traste porque pinchó en dos ocasiones.”

APLAUSOS

“Vibrante recibo de capote de Román al segundo de la tarde, que tras pelear discretamente en varas sirvió para que se luciese Luis David Adame en el quite por chicuelinas. Brindis del valenciano al público y faena entregada in crescendo que tuvo su momento más intenso y emotivo en el toreo al natural, donde llevó al toro de Margé sometido por abajo, con poder y dominio. Enganchó la embestida desde adelante y se la llevó a la cadera tirando de él con mucha verdad. Fue lo mejor de una gran actuación que malogró con la espada al rematar su actuación de una estocada precedida de un pinchazo que le privó de cortar trofeos. Vuelta al ruedo tras aviso.

Al quinto de la tarde, un toro que fue a más durante su lidia, Román cuajó un inicio de faena poderoso en redondo y con la pierna flexionada que remató con un cambio de mano por el izquierdo muy torero. Faena tesonera por ambos pitones buscándole las vueltas al de Margé para cuajar una actuación firme y por encima del animal que, de no ser por el manejo de los aceros, le habría supuesto alcanzar el trofeo. Ovación tras aviso.”